0
Language
El abismo de la vida
2 noviembre, 2020 por
El abismo de la vida
Libros de la Arena
 

“Distancia de rescate”, Samanta Schweblin

Novela corta de una genialidad inigualable. De esos libros que realmente no podés soltar hasta terminarlo.
Genera tensión y suspenso todo el tiempo, con un tema por demás preocupante, desde la primera página nos inquieta y nos coloca en un lugar incómodo que después se va acrecentando a medida que avanza la novela. 

Odoo • Imagen y texto

"Arenas movedizas", Henning Mankell

Una historia personal de insólita humanidad. Un Henning Mankell de carne y hueso. Arenas movedizas es, en cierta manera, un libro de memorias, pero muy peculiar.

No hay sucesión temporal y el arranque es la enfermedad actual del autor y lo que su diagnóstico desencadenó en él: recuerdos distanciados en el tiempo y no necesariamente consecutivos, que Mankell relaciona de un modo u otro con las grandes preguntas del hombre: ¿qué somos?, ¿cómo nos enfrentamos a la muerte?, ¿de qué tenemos miedo?, ¿qué mundo dejaremos en herencia?, ¿en qué creemos, y por qué?

Para responder a ellas, Mankell recurre a sucesos del pasado: un día en el colegio cuando era pequeño, una visita al Museo Británico, una lectura sobre la Isla de Pascua, la verdadera naturaleza de las arenas movedizas o el poder del hielo, la muerte de un niño mozambiqueño, visitas a Salamanca, a Mantua, a Buenos Aires, a Malta y a las ruinas de Hagar Qim... Con estas incursiones en el pasado surge un retrato, desde la infancia y la adolescencia hasta la madurez, del Mankell de carne y hueso, que examina su vida y, con ella, cuestiones que afectan a toda la humanidad.

Odoo • Imagen y texto

"La infancia de Jesús", J.M. Coetzee

“Durante un tiempo especulé que “La infancia de Jesús” podría ser una novela de ideas en la que se contrastan la quietud de la visión Budista de la iluminación y la persecución de la salvación cristiana: una esencialmente cíclica, la otra “progresiva”; el objetivo de la primera, la aniquilación de la personalidad individual en una especie de vacío universal, y el objetivo de la otra, la “salvación” de una personalidad claramente individual, su garantía de vida eterna y de reencuentro con los seres queridos en el cielo. Más plausiblemente, parecía probable que “La infancia de Jesús” fuera una parábola, inspirada en Kafka, sobre la búsqueda del significado en sí: de razones para perdurar cuando la vida (secular) carece de pasión y propósito. Solo una misión arbitraria, -buscar a la madre de un niño huérfano, creer en un salvador que desciende del cielo- puede enfocar una vida que de otro modo sería indefinida y aleatoria.”
Joyce Carol Oates